Rosa de Jericó | Los Cuidados en maceta de la flor mágica

 

La rosa de Jericó es realmente un tipo de helecho, teniendo un gran éxito entre los amantes de las flores. Es uno de los helechos más conocidos, caracterizándose por su gran presencia, además de por los mínimos cuidados que tendremos que llevar con ella.

La creencia popular dice que esta planta tiene capacidad para absorber las energías negativas, y hacer que se conviertan en positivas. Además, en la industria cosmética se utiliza para crear cremas que tienen el poder de rejuvenecer la piel, además de tratar algunas dolencias.

¡Suscríbete y recibe el regalo!

Te regalamos el CALENDARIO ANUAL DE SIEMBRA!

Recibirás descuentos y ofertas personalizadas.

En este artículo vamos a analizar cómo se debe de cuidar en una maceta, aunque los cuidados no son diferentes a cultivarla en el huerto, por ejemplo.

Rosa de Jerico Ritual: Cuidados para cultivar la rosa de Jericó en macetas

El rosa de Jerico ritual que hay que seguir para cuidar la planta no es complicado, pero hay que seguir los pasos al pie de la letra.

Distribución

Si no quieres tener problemas en el futuro para que se propague, lo más recomendable es plantar cada espécimen en una maceta y esforzarnos en darle las mejores condiciones de temperatura y de humedad (que analizaremos a continuación).

Clima y temperatura

La rosa de Jericó es muy vigorosa, por lo que realmente es capaz de crecer en casi cualquier sitio. No importa que le dé la luz directa del sol (de hecho, se recomienda que la reciba durante unas 8 horas al día). En el caso de que no vayamos a ser capaz de controlarla tanto, lo mejor que podemos hacer es cultivarla en la sombra.

La temperatura siempre debería de ser superior a los 16ºC; si baja de este valor, es más que probable que la planta no logre sobrevivir. Tampoco va a estar bien si la temperatura sube mucho.

Humedad

La planta no necesita ser regada con mucha frecuencia; cada 3 días estará bien hacerlo. Tendrás que comprobar la humedad de la tierra, y tan sólo regarla en el caso de que esté seca.

Si la zona en la que resides hace mucho calor, entonces tendremos que encargarnos de rociar las hojas de forma constante.

La planta se puede plantar tanto en tiestos, en terrarios, así como en cualquier otro lugar, siempre y cuando las condiciones de temperatura y de humedad sean las que hemos mencionado.

Plagas

La Rosa de Jericó es una planta que no suele tener problemas con plagas y animales varios. Su sabor no resulta tan atractivo para los insectos cómo el de otras plantas… pero esto no quiere decir que no debamos controlarla.

Los principales depredadores de la misma son los pulgones, la araña roja y la mosca blanca. Si se detecta la presencia de los mismos, habrá que actuar rápidamente para evitar que se reproduzcan; si lo hacen terminarán drenando a la planta, y esta no se desarrollará. Por lo general, con un pesticida debería de ser más que suficiente.

Reproducción

Algunas personas piensan que la Rosa de Jericó es difícil de propagar, pero no es así. Lo que sí que es verdad es que habrá que seguir una serie de pasos en detalle; en el caso de que no los sigamos, entonces vendrán los problemas.

La mejor época para atrevernos con la propagación es en primavera; la razón de ello es que las condiciones de temperatura y de humedad serán las más recomendadas en este periodo.

Antes de hacerlo habrá que analizar el aspecto de la planta madre; en el caso de que no presente ningún tipo de enfermedad, o plaga, entonces podremos empezar: divide la planta en dos o más matas, en base al tamaño que presenten.

Cómo ya hemos comentado, asegúrate de plantar cada mata en macetas diferentes para que se puedan desarrollar sin problemas.

Con estos consejos te será fácil plantar la Rosa de Jericó en maceta.

 

 

 

Sígue leyendo: Estos artículos pueden interesarte