Purín de ortigas | Cómo se hace y cómo se usa

El purín de ortigas es una solución de jardinería que muy pocas personas conocen. Pero, muchas personas quieren conocer sobre el mismo e informarse al máximo.

Por ello, hemos decidido realizar este post para que puedas informarte al máximo sobre ello.

¿Qué es el purín de ortigas?

Básicamente, el purín de ortigas es un remedio casero que tiene muchas aplicaciones en jardinería. Aunque la ortiga sea considerada como una hierba mala, realmente es una planta bastante interesante.

¡Suscríbete y recibe el regalo!

Te regalamos el CALENDARIO ANUAL DE SIEMBRA!

Recibirás descuentos y ofertas personalizadas.

Esta planta tiene excelentes propiedades curativas y excelentes propiedades para la cocina.

¿Para qué se puede usar el purín de ortigas?

El purín de ortigas básicamente sirve para casi cualquier cosa, se puede usar como repelente de moscas blancas, arañas rojas o simplemente para combatir los hongos.

El caso es que es un excelente remedio casero.

¿Qué contiene el purín de ortigas?

Se puede pensar que el purín de ortigas es una planta mala porque muchas personas la consideran como marihuana. Pero ellos lo que realmente no saben es que el purín de ortigas aporta u ofrece: Nitrógeno, hierro, calcio, fosforo y silicio.

Por lo tanto, es un abono completamente natural. Con este purín de ortigas y la cantidad de nitrógeno que posee, podemos decir que es lo necesario para tus plantas en la etapa de crecimiento. Además, cuando uses el purín de ortigas, te darás cuenta que tus plantas tendrán un color más verde y estarán mucho más sanas.

¿Cuáles son los beneficios del purín de ortigas?

Hemos nombrado distintos beneficios del purín de ortigas y a pesar de que hemos nombrado muchos, aún no se encuentran todos.  Los otros beneficios que puedes tener con el purín de ortigas son:

  • Fijan mucho más la raíz.
  • Mejora la estructura de la tierra.
  • Absorbe los nutrientes como: hierro y nitrógeno.
  • Mejora el proceso de la conocida fotosíntesis.
  • Obtienes mayor vigorosidad.
  • Acelera la actividad de cada uno de los microorganismos.
  • Nadie soporta la ortiga, por lo que es un excelente repelente.
  • Es contra las bacterias.
  • Impide el marchitamiento.

¿Cómo se hace el purín de ortigas?

Para hacer el purín de ortigas se utiliza un método bastante sencillo. Los materiales que debes utilizar son:

  • Agua libre de cloro (de lluvia) Si no puedes conseguir agua de lluvia, podrías utilizar agua del grifo y simplemente dejarla reposar unos 4 días para que le salga todo el cloro.
  • Purín.
  • Tijeras de podar.

Después de que tengas todos los materiales, empezarás por colocar una cubeta con los litros de agua y de purín que deseas elaborar. Después, tendrás que buscar las tijeras de podar para colocar la ortiga en trozos. Luego, por cada litro de agua que hayas puesto en la cubeta, tendrás que colocar un aproximado de 100 gramos de ortigas. Por lo tanto, si colocas diez litros de agua tendrás que colocar junto a eso 1 kilo de ortigas (tendrás que colocarlas con guantes para no involucrar tus manos).

En fin, después de colocar todos los ingredientes en la cubeta, simplemente tendrás que mezclar y dejarlo reposar por 10 días, pero cada día tendrás que remover la mezcla dos o tres veces. Al pasar los 10 días, simplemente tendrás que separar las ortigas del agua y simplemente desecharlas.

Al separarlas, el agua quedará convertida en Purín de Ortigas. Cabe destacar que si quieres dejar que el purín sea más concentrado, simplemente lo puedes dejar unos días más reposando, pero eso tendrá un máximo de 40 días, de allí no podrás pasar.

Finalmente, al tener tu purín de ortigas simplemente puedes regar tus plantas directamente con él y verás cómo evolucionan.

Sígue leyendo: Estos artículos pueden interesarte