12 Plantas de exterior que debes pensar en plantar

Si quieres tener un jardín bonito, lo primero que debes hacer es conocer las plantas de exterior que puedes tener en él. Se pueden adaptar también a una terraza, balcón o cualquier otro espacio, pero es de vital importancia informarse de sus principales características antes de decantarse por alguna: por ejemplo, tenemos que saber si sobrevivirán al clima que tenemos en la zona en el que la vamos a poner, si le vamos a dar los cuidados adecuados, etc.

Recuerda que las plantas requieren de un mantenimiento adecuado para que puedan desarrollarse cómo cabría esperar.

Si todavía no sabes que planta o plantas de exterior vas a plantar, sigue leyendo para descubrir un práctico listado que te va a resultar muy útil:

¡Suscríbete y recibe el regalo!

Te regalamos el CALENDARIO ANUAL DE SIEMBRA!

Recibirás descuentos y ofertas personalizadas.

Las mejores plantas de exterior para cuidar

Hortensias

Hortensias

Las hortensias necesitan de muchos cuidados, por lo que quizá no sea la mejor opción para todo tipo de jardinero. Son unas plantas resistentes y muy estéticas, que adornarán a la perfección al jardín o patio desde el primer momento. Sus flores se mantendrán desde el principio de la primavera, hasta que se haya terminado el otoño.

Una de sus principales características se refieren a sus colores: y es que estos son diferentes dependiendo del tipo de pH que haya en el suelo. Si mantenemos un suelo ácido, el color será más bien azulado. Los colores neutros harán que la tonalidad sea rosa y los alcalinos crearán suelos blancos.

Si quieres tener hortensias, debes de darle estos cuidados:

-Riego abundante en las estaciones de primavera y verano. El sustrato debe de estar húmedo.

-Acaba con las plagas usando insecticidas y fungicidas.

-Durante el periodo de floración tendremos que abonarla de forma continuada.

Lavanda

Lavanda

La Lavada es otra de las plantas de exterior que debes plantearte tener. Cómo es muy resistente a los rayos del sol, no hará falta que estemos retirándola continuamente a una zona con sombra.

Nos gusta mucho su olor embriagador; desde el primer momento se convertirá en la alegría del jardín. Sin embargo, no es un olor muy penetrante; si el lugar es muy extenso, es posible que ni tan siquiera lo notemos.

Una de las principales ventajas de cultivar lavanda es que se puede adaptar a todo tipo de suelos, cómo arenosos, secos, con sustratos sueltos, calcáreos, etc.

Los cuidados no son tan intensivos cómo los de las hortensias; tan sólo tendremos que regarla una media de una vez a la semana. Eso sí, requiere de bastante luz del sol para que se desarrolle como cabría esperar.

Hiedra

Hiedra

La Hiedra es otra planta de exterior que seguro que queda muy bien en el lugar en el que piensas ponerla. Tiene mucha personalidad, y crece adaptándose al lugar en cuestión. Por ejemplo, si la colocas cerca del muro, es posible que en poco tiempo la tengas cubriéndolo por completo. Si sabemos jugar con ella, podemos conseguir un tipo de decoración natural de lo más valorado.

Aguanta bien las zonas soleadas, aunque también crece en zona de sombra.

Es capaz de alcanzar una longitud máxima de 30 metros.

No requiere de muchos cuidados: tan sólo la regaremos una vez a la semana en las estaciones más frías, pero aumentaremos la frecuencia a 3-4 días a la semana en el verano. Debes saber que la hiedra tiene capacidad para resistir una temperatura mínima de 5ºC y una máxima de 32ºC.

Tulipanes

Tulipanes

Los tulipanes están considerados cómo una de las plantas de exterior más estéticas que existen. Son fáciles de mantener, y es que aguantan bien las altas o bajas temperaturas, por lo que pueden sobrevivir hasta a los veranos e inviernos más intensos. Aunque es una planta de exterior, también se pueden adaptar al interior sin problema.

Los expertos jardineros recomiendan plantar los tulipanes en noviembre. Durante la temporada de lluvias no tendremos que regarla (si lo hacemos elevaremos demasiado la humedad de la tierra, lo que hará que se manifiesten plagas). En verano sí que habrá que regalarlas y en primavera habrá que reducir la cantidad de agua que reciben.

El mejor lugar para la plantación es aquel en el que haya algo de sombra. Los bulbos los debes de sembrar a una distancia de 15 cm entre ellos; finalmente los cubrirás con tierra y procederás a regarlos.

Jazmines

Jazmines

Los jazmines son otras de las flores preferidas por los jardineros. Son muy elegantes, con un característico color blanco aterciopelado que se adaptará a la perfección a cualquier tipo de entorno. Otra de sus características es su olor, el cuál embriagará el lugar en el que decidas colocar la planta.

Necesita de sol abundante para sobrevivir, pero también puede vivir en condiciones de semisombra.

Son algo delicados con el frío, no soportando bien las heladas.

En cuanto al regado, requieren de abundante agua. Por ello, cada 7-15 días tendremos que regarlos en las épocas más frías, incrementando la frecuencia cuando llegue el verano.

Prúmulas

Prúmulas

Aunque no tan conocidas como las anteriores, en el momento en el que empezamos a ver imágenes de ellas nos convencemos de que puede ser la planta de exterior que estamos buscando. Son plantas muy coloridas que se pueden adaptar tanto al exterior, cómo al interior.

En relación a su mantenimiento, estas plantas necesitan de agua, pero no demasiado abundante. Si la cantidad de agua que reciben es excesiva, la tendencia es que sus flores se vuelvan amarillas.

Se deben de ubicar en condiciones de semisombra, no aguantando estar a pleno sol. Tienen una cierta tolerancia a las bajas temperaturas, pero no soportan las heladas.

Aspidistra

Aspidistra

La Aspidistra es una planta que también recibe otros nombres más populares (cómo la hoja de lata o las hojas de salón). Se cultiva tanto en interiores cómo en exteriores, adaptándose a una maceta o a la tierra. Se compone de unas hojas largas que pueden llegar a medir hasta 50 cm; estas tienen una marcada tonalidad verde oscura. Puede producir flores, aunque estas son tan pequeñas que raramente se verán.

Para conseguir la mejor visibilidad de la aspidistra es conveniente que se desarrolle a un lugar en el que no le llegue la luz directa del sol. En cuando a la cantidad de agua que necesita, con que sea regada un par de veces por semana debería de ser más que suficiente. En el caso de que la hayamos plantado en una maceta, el abono se debe de llevar a cabo en primavera y en verano. Se debe de usar un abono especial para plantas verdes.

Aguanta las heladas hasta una temperatura de -5ºC.

Geranios

Geranios

Los geranios son un tipo de planta que procede de regiones templadas de a lo largo de todo el mundo, incluso hasta de las montañas de los trópicos. Están compuestos por hojas simples, en ocasiones dentadas, en otras ocasiones enteras. Su principal particularidad es que sus flores pueden ser de varios colores: Por ejemplo, rojas, rosas, lilas, blancas, etc. Las flores se manifestarán desde la llegada de la primavera hasta final del verano.

Si la vas a mantener en tu patio, es recomendable que la sitúes en un lugar desde que el que le llegue la luz directa del sol. En verano habrá que regalarla 3-4 veces, cuando esté a pleno sol. En invierno habrá que espaciar mucho más la cantidad de agua que recibe. Aguanta bien las bajas temperaturas (hasta los -3ºC).

Cuando llegue la primavera aumentará su tamaño de una forma considerable, por lo que es importante que la trasplantes para que pueda seguir creciendo.

El único problema de esta planta son sus plagas. Aquí puedes encontrar más información sobre todos los insectos que la pueden atacar.

Rosales

Rosales

Aunque parezca mentira, los rosales son plantas de exterior que están recomendadas para principales. Proceden directamente de Asia y se caracterizan por su tipo de crecimiento; que puede ser en forma trepadora o arbustiva, llegando hasta los 2-5 metros de altura. Las hojas pueden ser caucas o perennes, en base a la especie a la que pertenecerá.

Esta planta necesita de mucho sol para desarrollarse, además de mucha agua (habrá que revisar la tierra de forma continua, evitando que la tierra se seque. También habrá que podarla cada cierto tiempo, quitando las flores marchitas y haciendo un recorte de ramas; de esta forma, podrá producir nuevos tallos en primavera que derivarán en flores nuevas.

Aguantan bastante bien el frío, pudiendo soportar heladas de hasta los -7ºC.

Le afectan algunas plagas importantes, cómo el mildiu. En esta web te damos más información sobre el mildiu en rosal haciendo clic en el link anterior.

Sarracenia

Sarracenia

La Sarracenia es una planta que nos echará un poco para atrás desde el primer momento, y es que es carnívora. Ya no sólo porque nos den un poco de respeto, si no porque seguro que en más de una ocasión hemos escuchado que son plantas muy complicadas de cuidar. Sin embargo, las Sarracenia necesitan unos cuidados no demasiado complejos.

Estamos hablando de un tipo de planta que deriva directamente de Texas, de la zona de los Grandes Lagos, y también de la zona sur de Canadá.

Es una planta que presenta hojas modificadas, adoptando una divertida forma de jarros que contendrán agua. Esto es precisamente un reclamo para atraer a sus presas; los insectos se verán atraídos por la secreción del néctar y caerán en la trampa. Si resbala en el néctar será imposible que pueda escapar. La planta tiene una serie de pelos que crecen hacia abajo, altamente resbaladizos.

Para no complicarse demasiado con el cuidado de la Sarracenia, puedes plantarla en un recipiente de plástico y añadir un poco de perlita con tuba rubia mezclada. Coloca un plato debajo que podrás rellenar cuando esté vacío.

No te preocupes si cuando llega el invierno adquiere un aspecto poco estético; cuando las temperaturas bajan de los 10ºC, la planta entra en estado de hibernación. Tendrás que asegurarte de recortar las flores que se vayan secando.

Para que la planta crezca correctamente, el invierno tiene que ser frío (es decir, que las temperaturas deberían de llegar a los 0ºC en algún momento), así podrá entrar en hibernación y completar el proceso de crecimiento. Pueden adaptarse a una temperatura de hasta -3ºC, pero no sobreviven en climas tropicales.

Opuntia

Opuntia

Las opuntias  son un tipo de cactus que procede directamente de América (de la zona que va desde el norte de los EEUU hasta Patagonia). También reciben el nombre de chumberas, nopal o xoconostle. Su forma de crecimiento es en arbusto o arbórea, con una altura que irá desde los 50 cm hasta los 5m. Presentan unas hojas carnosas, que reciben el nombre de cladodios. Están compuestos por espinas finitas, largas y cortas.

Este tipo de cactus aguanta muy bien las condiciones externas; tan sólo necesitan de luz del exterior, por lo que son capaces de sobrevivir por si mismas. En el caso de que las plantemos en macetas, habrá que regarlas cada 15-20 días más o menos.

Pueden aguantar bien una temperatura baja de hasta -5ºC, pero habrá que llevar especial atención con el granizo, y es que podría llegar a dañarla.

Yucca

Yucca

La Yucca está incluida en el grupo de plantas de exterior que requieren de un mínimo mantenimiento. Procede del Norte y de Centroamérica. Se presenta con una roseta de hojas con una forma que nos recuerdan a espadas. Sus flores tienen forma de campana, con un color blanco muy elegante. Se irán agrupando en inflorescencias que florecerán cuando llegue la primavera.

Estas plantas aguantan todo: lo único que necesitan para sobrevivir es el sol. Si están en maceta, tendremos que preocuparnos de regalarlas una vez cada 7 días. Si están en la tierra, tan sólo habrá que regarlas durante el primer año; a partir del segundo ya no nos tendremos que ocupar de ella.

Pueden aguantar temperaturas de hasta un máximo de 42ºC y de un mínimo de -5ºC.

Es decir, que el mantenimiento es mínimo.

De entre todo este listado de plantas de exterior, seguro que encontrarás aquellas que quedarán a la perfección en tu patio, jardín o terraza.

 

 

 

Sígue leyendo: Estos artículos pueden interesarte