Todo sobre el cuidado del ciclamen

El ciclamen es un tipo de planta que procede de los bosques mediterráneos, con la particularidad de que es capaz de crecer a la sombra de los árboles en el momento en el que descienden las temperaturas. Su nombre científico es Cylamen Persicum y pertenece a la familia de las Primuláceas.

Con unos simples cuidados, el ciclamen puede florecer durante todo el invierno.

Podemos encontrar diferentes tipos de ciclamen, clasificándose en base al tamaño que logran alcanzar. Algunos especímenes son muy pequeños, mientras que otros son de un tamaño mucho mayor, incluso hasta presentando hojas y flores de diferentes tamaños.

¡Suscríbete y recibe el regalo!

Te regalamos el CALENDARIO ANUAL DE SIEMBRA!

Recibirás descuentos y ofertas personalizadas.

Vamos a analizar algunos de los cuidados del ciclamen para intentar recrear su vida en la naturaleza:

Principales cuidados del cyclamen

Control de la temperatura

Cómo ya hemos comentado, el ciclamen es una planta de invierno, por lo que el control de la temperatura es crucial. Un exceso de calor podría matarla.

Aunque si bien es cierto que es una planta que se puede tener tanto en exteriores, cómo en exteriores, habrá que evaluar la zona en la que vivimos. Por ejemplo, no le daremos los mismos ciclamen cuidados exterior si vivimos en la zona del mediterráneo, como en el centro.

En el caso de que la temperatura suba por encima de los 16ºC, la planta podría llegar a interpretar que el final de su etapa de descanso ya ha finalizado, y entonces las flores se le empezarán a caer.

Por esta razón, habrá que cultivar la planta en un lugar que esté lejos de cualquier fuente de calor. Es bastante habitual encontrarlas en cocinas, ya que estas habitaciones suelen ser más frías, en comparación con otras de la casa.

Sol

Cómo casi cualquier planta, el ciclamen necesitará de sol para sobrevivir, aunque nunca debe ser sol directo. La planta no tolera los rayos directos del sol; si se nos ocurre exponerla a los mismos, no tardará en quemarse.

Si lo hacemos, podría llegar a interpretar que es verano, y de esta manera se estropearán sus flores antes de tiempo.

Riego

Pero el principal enemigo del ciclamen es el riego, sobre todo el exceso. Si recibe demasiada agua, este fenómeno podría llegar a hacer que se acelere la caída de sus flores, y que al mismo tiempo la salud de la planta quede dañada de forma irreversible. Si su bulbo se encharca, la planta empezará a morir a no ser que le pongamos solución.

Es por ello, por lo que los expertos recomiendan decantarse por el sistema de riego por inmersión.

Por si todavía no lo sabes, esta técnica se refiere a sumergir la maceta en un recipiente en el que haya agua, y lo dejaremos así durante 15 minutos más o menos. En principio, este tiempo será más que suficiente como para que la planta tome lo que necesite; ni nos quedaremos justos, ni nos pasaremos.

Cuando haya terminado este proceso, lo más recomendable es colocar la planta en un plato que tenga marmolina, o gravilla, ya que así podrá drenarse el agua de más.

Pero espera, que todavía no hemos terminado con este punto: la temperatura del agua también debe de ser controlada, sobre todo si queremos cultivar ciclamen en verano.

El agua de riego siempre debe de estar templada, lo que evitará que la planta pueda entrar en shock y expulsar las flores.

Abono

Empezaremos con el abono sólo cuando detectemos que el ciclamen ya está sacando los botones de flor. Para ello, usaremos un fertilizante especial o abono líquido.

Tenemos varias maneras de aplicarlo: o bien de forma granulada, o bien integrándolo en el riego.

Poda

Antes de que se produzca la floración, lo que dará cómo resultado hojas rosadas, habrán algunas flores que se pueden desgastar y morir. Para evitar eso, tendremos que podar con mucho cuidado las flores marchitas, pero teniendo cuidado de no romper el tallo.

Un problema muy habitual es el ciclamen hojas amarillas. Aunque no se sabe con certeza cuál es el motivo de este resultado, algunos expertos aseguran que tiene que ver con el aire; es muy posible que haya sido muy cálido y seco, que haya superado ampliamente la frontera de los 17ºC.

Si sigues con detalle está guía de cuidados del ciclamen, evitarás este y otros tantos problemas.

 

Sígue leyendo: Estos artículos pueden interesarte